lunes, 19 de abril de 2010

CARTA DE PRESENTACIÓN




Hola, me llamo Jonathan, de apellidos Maciá López, y nací hace 25 años en Elche.

Busco trabajo, pero no voy a ponerme a hablar de mi capacidad como creativo, de ello ya hablará mi currículum y mi portafolio (los cuales enseñaré encantado en una entrevista personal), así que voy a hablar de mí mismo:

Durante mi infancia casi muero 3 veces (empezamos bien la presentación, ¿eh?):
En una estaba involucrada una bicicleta y un barranco, en otra un perro rabioso, y en la tercera una playa con mucho oleaje y mucha irresponsabilidad por mi parte...pero sobreviví y aprendí.

En general fue una época feliz, sin mayores problemas que gustarle a la niña de mi clase que a mi me gustaba... fracasé miserablemente... pero aprendí.

Por el instituto pasé sin pena ni gloria, pero...
Aprendí que si la apuesta es lo suficientemente alta, una persona se puede tirar por la ventana de un 2º piso.
Aprendí que las chicas feas también podían decirme: “te quiero sólo como amigo”.
Aprendí que se podía abusar de los abusones.
Aprendí que un bocadillo de tortilla con magra con tomate era posible.
Conocí a una mujer, la cantinera, que se llamaba Apo, abreviatura de Apolonia, según ella, pero yo sigo pensando que se llamaba Apocalipsis.

En la universidad, a parte de volver a enfrentarme a la muerte, ésta vez en forma de pato con muy malas pulgas, aprendí muchas cosas que jamás olvidaré, la más importante de ellas fue hablar en público, bueno, más que aprender...lo que hicieron es que hablara mucho más y con mucho más volumen que antes, y de las demás cosas inolvidables ya no me acuerdo.

Con la licenciatura bajo el brazo (metafóricamente, ya que no tengo ni dinero para pagar el papel en el que la imprimen, que por cierto, debe ser carísimo teniendo en cuenta lo que te cobran), aprendí que lo que a mí me gusta no es el marketing, ni la planificación de medios, ni las relaciones públicas, sino lo más básico en publicidad: hacer anuncios.

Para conseguir mis objetivos, decidí ampliar conocimientos realizando un Máster en Creatividad Publicitaria,
pero aprendí que en la escuela eran buenos vendedores, ya que acabaron vendiéndome la moto y realicé también un Máster en Diseño Gráfico y Artes Visuales.

Durante ésta última etapa de estudios, conocí a un viajero en el tiempo, el cual me felicitó el próximo 2011... así que presiento que ése será un buen año (ya queda menos).

Y ahora sí, con una carpeta bajo el brazo, vivo aprendiendo de todo lo que me rodea, nunca se sabe cuando me servirá para, en un futuro, salvar el mundo.

jueves, 15 de abril de 2010

MAMA VS CONDÓN: CONDÓN WINS!!!!

Jamás lo hubiera imaginado...

Llego un domingo por la noche a casa, después de estar toda la tarde fuera, y en la mesa de mi escritorio me encuentro las cosas que tenía en el bolsillo del pantalón la noche anterior, cuando salí de fiesta por Alicante.

Es lo normal, mi madre va a lavar la ropa y vacía los bolsillos.
Nunca fue algo que me preocupó, pero esa vez... ¡en mis bolsillos había un condón!

En fin, yo me hice el loco, lo guardé en alguna parte y no saqué el tema, seguí a lo mio.

Hasta que mi madre viene a la salita, mientras estoy con el portátil, y me interrumpe:

-"Oye, que las cosas que tenías en el bolsillo, las he dejado en tu escritorio"
-"vale" (y sigo haciéndome el loco)
-"que he ido a lavar el pantalón y al vaciar los bolsillos las he encontrado"
-"vale, bien." (por dios... no la mires a los ojos y sigue haciéndote el loco)
-"y bueno, pues eso, que perdona." (y se fue)

¡Que coño ha sido eso de perdona! ¿así? ¿sin más? ¿ves un condón y no me das la charla?
Joder...¡hasta se avergonzó! se sintió culpable y todo por haberse inmiscuido en mi intimidad accidentalmente.

Esto es muy raro, para que lo entendáis... mi madre es tan puritana como los americanos.
Mi hermano, su hijo, se iba de viaje con la novia, y la frase de despedida de mi madre fue: "ten cuidado no vayas a volver haciéndome abuela", ¿una mujer normal se despide así de su hijo?
Pero vamos... mi madre, la mujer que porque ya llega tarde, que si no seguiría diciendome que nada de sexo hasta el matrimonio, la mujer en la que se basaron para el papel de la madre en la pelicula "el aguador" (¡las mujeres son el diablo!)... acabó avergonzándose ante un simple condón... y encima de esos cutres de pub, ¡que no era de marca ni nada!

En fin... para mí ha sido una gran sorpresa ver que mi madre, con los años, ya no es tan... ¿como llamarlo?...¿víbora?
Antes, a mis peores enemigos, les deseaba una suegra como mi madre, ahora creo que solo se queda en una suegra normal, hasta soportable.

Y bueno, la historia del condón... es que si se la explico a mi madre no me va a creer, ya que me lo dio un miembro del jurado en la entrega de premios a nuestros trabajos del máster de creatividad, que luego salimos de fiesta, cogió condones de una maquina rota del pub, y los repartía to ciego diciendo: "tomad premios de consolación"
...
...
...
malditos gafapastas....