miércoles, 26 de octubre de 2011

¡CÓMETE ESA, PETER JACKSON! (o un sueño de lo más raro)

Hoy he tenido un sueño muy raro.
De esos sueños que si se lo cuento a un psicólogo puede sacarme algún trastorno serio.

En el sueño se desarrollaban varias escenas, cada una de ellas más rara a la anterior.

Como es normal, lo sueños no tienen un principio (o no nos acordamos de él) así que no se cómo nos lleva la situación a un pequeño escenario. En el se encuentra un chico joven haciendo un monólogo, ha esto que de repente, se rompe el suelo y una especie de oruga gigante le ataca. La oruga va entrando y saliendo desde el suelo, ocultándose y solo apareciendo para atacar, pero el joven monologuísta parece bastante hábil, y mientras le da caza al bicho, va terminando su monólogo, hasta que mata al bicho y da por terminada su actuación.

Vale, eso ha sido raro de verdad, pero ahora viene lo mejor: ¡Cuando termina su actuación, el jurado de "Tu si que vales" le evalúa! ¡y Risto se mete con él porque a tardado mucho en matar al bicho!

En fin, en la siguiente escena nos encontramos en un banquete, una mesa larga con un montón de comida.
En ella nos encontramos mis amigos y yo, a parte de unos invitados especiales: Steven Spielberg, George Lucas y Peter Jackson (el gordo, antes de adelgazar, cuando hacia pelis de serie B).
Durante la cena, Peter Jackson y yo coincidimos en que queremos la última patata asada del plato, así que empezamos a forcejear con nuestros tenedores, a modo de duelistas de esgrima, aunque pronto pierde todo el glamour y solo nos agarramos de las manos el uno al otro para que no alcance nadie la patata del plato y nos revolcamos por la mesa.
Al final de la batalla, yo soy el ganador, el que alcanza el tan preciado objeto de deseo: La patata asada.

Peter Jackson se incorpora, rendido, con la derrota en el rostro, y se va hacia su asiento a continuar el banquete sin comerse la última patata...¡pero no le dejo! ¡Me ha costado conseguir esa patata y pienso disfrutar de mi victoria!
Agarro, rodeando con el brazo, el cuello de Peter Jackson (como si fuera a darle capones) y me lo hacerme a mi sitio y grito para todos los comensales: "¡CÓMETE ESA, PETER JACKSON! ah, no, que en realidad me la como yo." Todos los comensales nos reímos de Peter Jackson y continuo diciendo: "Pues por osar enfrentarte a mi, ahora vas a ver como me como la patata delante de tus narices" y acto seguido con la mano libre voy troceando y comiéndome la patata mientras Peter Jackson intenta soltarse de mi agarre y todos los demás se ríen.

De la risa de la situación me he despertado.

Debo aclarar algo ahora: Ningún Peter Jackson sufrió realmente durante el rodaje de este sueño, es más, las risas eran mas bien como risas entre colegas, como si esta situación se la hubiera hecho a algún amigo mio... como por ejemplo Agus, por decir uno.
También aclarar que el monologuísta y el bicho del comienzo del sueño estaban compinchados y la batalla formaba parte del espectáculo. La oruga gigante sigue viva, es más, vive con el monologuista en un apartamento en la playa de Malibú.