viernes, 4 de noviembre de 2011

"Como siempre, ¿no?"

Llevo 20 años yendo al mismo peluquero, desde que era tan pequeño que me subía a una silla con volante y forma de asiento de coche de carreras para cortarme el pelo.

El año pasado el hombre se jubiló y ahora llevan la peluquería sus hijos, los cuales ya trabajaban con él antes de jubilarse, pero que en mi opinión no tienen tanta calidad como su padre.

Pues hoy me ha alegrado el día ir a cortarme el pelo y encontrarme con el señor jubilado, que no se por qué circunstancias hoy estaba trabajando.

Me ha cogido él, me ha cortado el pelo "como siempre" sin tener que describirle lo que quería, ha hablado con nostalgia de mi y de mi hermano, me quitaba los pelos de la cara con la ternura que un anciano le tiene a alguien a quien ha visto crecer.
Esta vez ha tenido que afeitarme un poco mas con la cuchilla a parte de las patillas, que yo ahora llevo una especie de barba que no llevaba antes :P
También me ha depilado un poco las cejas, mientras comentábamos lo rebelde que tengo algunos pelos, pero que recuerda que mi hermano los tenía peor...
Para terminar me ha puesto un poco de crema, "que siempre has tenido la piel muy seca" y me ha cobrado con una sonrisa.
Yo le he pagado con una sonrisa, aunque con lástima porque se que hoy ha sido algo excepcional y a la próxima volverá a cortarme el pelo uno de sus hijos, que lo hará bien, pero que no tendrá el efecto nostalgia.

No hay comentarios: